NOTICIAS

¿LO RESPALDAN?

Patriotas

Tras el episodio de renuncia pública de Diego Corredor y luego de su posterior retractación, hay que analizar los hechos que alrededor de esta noticia que pueden decir mucho de la situación actual del equipo.

El primer punto a analizar es la acelerada determinación del entrenador por renunciar, premura que no le permitió reflexionar sobre el impacto que tendría dimitir en un escenario público ante los medios de comunicación del país, luego de una derrota abultada, sin antes hablarlo con los directivos del club y a muy pocos partidos de terminar el campeonato. Esto tal vez de muestras de la presión por la que estaba pasando y seguro fue producto de la desesperación por la falta de resultados.

Al final fue correcta su decisión de continuar, pero deja la sensación de que aún le  falta experiencia para manejar las situaciones críticas, lo que es natural en un técnico joven al cual solo el paso de los partidos le irá enseñando los entresijos del oficio.

Ahora bien, cuando se produjo la noticia, rápidamente aparecieron las voces de respaldo de gran parte de la hinchada y de los medios de comunicación, señalando la valía del entrenador y su baja responsabilidad en el momento deportivo de Patriotas. Luego apareció el espaldarazo de Club con un comunicado que lo invitaba a reflexionar.

Sin embargo, entre todas las voces de apoyo faltaron 2 muy importantes, la primera: la de su cuerpo técnico y la segunda, y tal vez la más importante: la de sus jugadores. Ni en los medios de comunicación, ni en las redes sociales se pudo obtener  un solo comentario de algún integrante de la plantilla que diera cuenta de tristeza por su partida o la invitación para que se quedara.

A pesar de la falta de voces de apoyo por parte de los jugadores; lo cual es una situación algo extraña y que no suele presentarse cuando un entrenador deja su cargo, aún queda el partido con el Once Caldas, 90 minutos en los cuales  dentro de la cancha los futbolistas pueden demostrar si realmente están con el entrenador o no, así que habrá que estar atentos al desempeño de los once hombres en el campo para determinar si realmente hay un soporte futbolístico para con su director técnico.

En cuanto al respaldo de la directiva, es plausible su llamado a la reflexión del entrenador y la mención de su deseo de continuar con un proceso a largo plazo, pero desde el punto de vista de los hechos hay lunares que no parecen  señalar un apoyo irrestricto para con Diego Corredor.

En medio del incendio se dejó entrever que hay atrasos en los pagos a la plantilla, situación que Cesar Guzmán atribuyó a la falta de dinero y en especial a las bajas taquillas, lo primero es difícil de creer cuando durante los dos últimos años el equipo ha vendido o participado en la venta de varios jugadores, están por ejemplo los casos de Leonardo Pico (Santa Fe), Larry Vásquez (Tigres), Larry Angulo (DIM), Jesús Murillo (DIM), Mauricio Gómez (DIM), Raúl Loaiza (Nacional), Danilo Arboleda (América), Luis Rivas (Junior) y Oscar cabezas (Rosario Central), entre otros.

El dinero obtenido por pases  no se vio reinvertido en el club está temporada, los jugadores de este año no han se han acercado al nivel de los que fueron trasferidos y el equipo es carente de talento, únicamente los chispazos de Omar Pérez dan algo valor a las costosas entradas que poco a poco han sido dejadas de comprar por la afición, la ya se está cansando de promesas de pretemporada sobre equipos que están hechos para pelear finales del campeonato y que finalmente resultan en mediocres campañas. En resumen el producto es muy flojo y mientras siga así es poco probable que la afición retorne.

Otro aspecto en el que no se vio un efectivo respaldo directivo se pudo evidenciar en septiembre, cuando por brotes de indisciplina Diego Corredor marginó a algunos jugadores del grupo principal, esto ocurrió en los días y horas previos al juego con el Independiente Medellín, partido que finalmente se perdió en casa. Luego de esto, la directiva no tomó determinaciones sancionatorias con los implicados, que rápidamente volvieron a ser parte de la nómina, dejando un poco en entredicho la autoridad del director técnico.

El ambiente entonces no parece ser el mejor, aunque toda la situación de la renuncia pudo servir como una válvula de alivio, es claro que el respaldo debe pasar de los comunicados a hechos reales, como la construcción de una escuadra competitiva que no solo esté hecha para promocionar jugadores, sino que también pueda brindarle títulos y alegrías al departamento. Ya está bueno de que solo estén (jugadores y directivos) por el dinero que aquí se les brinda, es el momento de retornar parte de esa inversión en resultados deportivos.

Creado el 19 Oct 2018 por Admin
Powered by CuteNews

VIDEOS